Los seres humanos están en constante movimiento es allí donde buscan un equilibrio entre los vicios y las virtudes. Cabe destacar que, con la llegada de la tecnología, son más las tentaciones que llegan a través de una pantalla, pero hay que tener presente que las consecuencias son cada vez peores y aunque parezca extraño las soluciones en ocasiones son difíciles de encontrar cuando la persona se encuentra sumergida. 

Además, el mercado del juego se amplió con la llegada de las nuevas tecnologías, es decir, al crecer la oferta el juego empezó a ser entendido como una actividad social con beneficios posibles y poco riesgo. Con todas estas modificaciones, el perfil del jugador cambió atendiendo a esta nueva realidad tecnológica, y con ello, las posibles disfunciones que pueden surgir como consecuencia de las disfunciones de esta actividad.

Pero, desde que el juego se convirtió en una práctica cotidiana se observa que en la misma medida que crecen las empresas destinadas a estas actividades también aumentan esas asociaciones dedicadas a ayudar contra la ludopatía, las cuales ven llegar más personas afectadas. 

 

Antes de la llegada de la tecnología los jugadores tenían características similares, sin embargo, luego de boom tecnológico la situación cambió. Ahora a la puerta de las asociaciones de ludopatía pueden llegar hombres al borde de la quiebra, pero no solamente económica sino social, emocional. 

También pueden llegar buscando ayuda a estos espacios jóvenes y hasta menores de edad sumergido en el vicio del juego sin tener conciencia de lo grave de la situación, esto son los casos más peligrosos, porque la falta de conciencia les hace difícil reaccionar para apartarse del terreno que una vez te cautiva podría convertirse en peligroso. 

La adicción al juego no cambia mucho al resto de cualquier otra adicción en vista que quien se sumerge sin control en el juego modifica todo su entorno en función a al vicio. El ludópata solo se preocupa por estar sumergido en el juego y en hacer creer que lo puede abandonar en cualquier momento. 

El ludópata desconoce las profundidades el pozo llamado juego hasta que y no toca fondo y solo quien se reaccione ante el peligro podrá salvarse. 

Antes la práctica del juego de azar se daba en lugares muy discretos y en zonas específicas, ahora todo cambió: el disfrute de un deporte se puede disfrutar en un lindo lugar con pantallas gigantes en donde te dan la opción de apostar al mejor de los equipos, este disfrute lo acompañan con licor a un bajo costo. Además, el crecimiento de las plataformas online con “buenas ofertas” también te acerca al mundo del azar el cual no va a desaparecer por ello es importante siempre que el usuario mantenga el control. 

El objetivo principal de las asociaciones de ludopatía es hacer entender cuándo la persona tiene el problema y que cualquiera es vulnerable, además, de las graves consecuencias que deja la enfermedad.